sábado, abril 20, 2019

En el Día Internacional de la Mujer, Gran Chaco PROADAPT presentó la situación de la mujer productora del Chaco tarijeño frente al cambio climático.

 

Organización, producción, comercialización y barreras de géneros son los cuatros aspectos que resaltan en un primer diagnóstico o aproximación a la realidad que enfrentan las mujeres productoras en la región del Chaco tarijeño, siendo el cambio climático su mayor barrera.

 

Al recordarse el 8 de marzo el Día Internacional de la Mujer, la iniciativa Chaco PROADAPT dio a conocer los resultados del diagnóstico elaborado en el chaco boliviano sobre las relaciones de género en las comunidades para contribuir en el fortalecimiento, la participación y visibilización de las mujeres del Gran Chaco en los procesos de acción y toma de decisión sobre el Cambio Climático.

 

La mayoría de los grupos han identificado al cambio climático como la causa de las principales problemáticas que afectan a la producción, tanto en la falta de agua, así como también en la dificultad en prever la variabilidad climática.

“Un elemento que surge del diagnóstico y reafirma la característica de los sistemas productivos de las mujeres, es la “diversidad” de sus actividades económicas respecto a la de los hombres que suelen ser más sectoriales y especializadas. Las mujeres se dedican a la apicultura, ganadería menor tanto caprina, ovina y avícola, horticultura, artesanías, elaboración de alimentos, etc. De esta diversidad surge la capacidad de adaptación al cambio climático y resiliencia, basada en un corpus de conocimientos sobre los recursos naturales y sus usos que es necesario visibilizar y valorizar” afirma Fabiana Menna, responsable en la elaboración de esta evaluación local y otras similares en Argentina y Paraguay.

 

Un tema central que enfoca el estudio es el agua, la falta de previsibilidad de los regímenes tradicionales de lluvia que afecta a todas las cadenas productivas de las cuales la mujer participa y aporta.

 

Resalta la necesidad de acceder a datos de las estaciones meteorológicas y poder así prepararse ante los eventos climáticos para reducir los riesgos de pérdida de su producción.  Existe, un alto nivel de conciencia de los efectos del cambio climático y de las medidas de adaptación que necesariamente las organizaciones deben incorporar y requieren de asistencia técnica y herramientas para poder lograrlo.

 

Entre las propuestas y soluciones, señala la investigación, además de capacitación para concientizar sobre las causas y efectos del cambio climático, la necesidad de contar con un calendario agrícola que les permita planificar su producción contando con la información necesaria respecto a la variabilidad climática, señala el documento.

En cuanto a su nivel organizativo se identificó una red de 627 mujeres en los 2 municipios (Villa Montes y Yacuiba) 14 organizaciones de las cuales solo 4 cuentan con un nivel de desarrolladores por lo que NATIVA está iniciando un proceso de fortalecimiento a personerías jurídicas.

 

Por otra parte, a nivel comercial se evidencia la existencia de canales de comercialización, con el foco en las organizaciones de productoras para aprovechar las oportunidades de venta y ampliarlas.

 

En cuanto a las barreras de género, se trató de visibilizar el nivel de percepción de las mismas productoras sobre problemáticas específicas que viven por solo el hecho de ser mujeres como la carga de las tareas domésticas, el cuidado de los hijos que representa la principal barrera para la participación en espacios de capacitación o de comercialización, generando mayor dependencia económica de los hombres, que influye en la tolerancia a casos de violencia doméstica.

 

El estudio también aporta propuestas generadas por las propias mujeres como contar con más posibilidades de capacitaciones, mirar “con nuevos lentes” a la problemática productiva y de adaptación al cambio climático, acceder a las nuevas tecnologías de la información y las comunicaciones y recibir formación para su utilización, entre otros.

 

Los resultados que presenta el diagnóstico si bien no son exhaustivos, apunta a tener un primer mapeo de actores, entre los cuales se podrá elaborar una estrategia de incorporación del enfoque de género en conjunto con las organizaciones de base de las mujeres del chaco Tarijeño, definiendo de manera concertada las principales problemáticas respecto a la adaptación al cambio climático y a la participación de las mujeres.

Cabe señalar que frente a otras regiones del Gran Chaco argentino y paraguayo la realidad organizacional de la mujer productora chaqueña (Tarija) es de las más avanzada, por lo que se debe consolidar este proceso agregando la componente de red que algunas organizaciones han iniciado involucrando el factor género para asegurar un avance equitativo.

 

Gran Chaco PROADAPT es una iniciativa generada por miembros de REDES CHACO, ACDI (ARG), Fundación Nativa (BO), Fundación Gran Chaco (ARG), Sombra de Árbol (PY) junto a otros aliados chaqueños y ejecutado por Fundación Avina y cofinanciado por BID LAB y el Fondo Nórdico de Desarrollo (FND).

 

Fuente: El Chaco Informa

Tags: ,

Artículos relacionados

0 Comentarios

Dejar un comentario

 

Publicidad Destacada

Notas Publiagro TV

Columna

La CAO plantea expansión productiva

Reinaldo Diaz Salek

Presidente de la CAO

Frase del día

“Santa Cruz es la potencia alimentaria de Bolivia y debería ser apoyada”

Pablo Izaguirre – Gerente General ADEPOR

 

Imagen del día

Inicio de cosecha en Brasil

El clima

ÚLTIMAS PUBLICACIONES

Distancias

Seleccione la opción para ver las distancias