Ahora, los narcos utilizan urea para refinar la pasta base de cocaína

En los últimos operativos de interdicción en Bolivia, el Grupo de Investigaciones de Sustancias Químicas (Gisuq) de la Fuerza Especial de Lucha Contra el Narcotráfico (Felcn) halló bolsas de urea en los laboratorios de cristalización de la pasta base que en su mayoría son instalados en el oriente boliviano.

 

Hace más de 30 años que los narcotraficantes utilizan los mismos precursores para la producción de la cocaína, pero en el último tiempo se las han ingeniado para sustituirlos por otras sustancias que tengan las mismas características químicas, cuya venta no esté restringida y el costo sea más barato.

 

Evidentemente, hace poco tiempo, sí, en los laboratorios se han encontrado bolsas de urea, de acuerdo a la investigación que se ha hecho, confirmó a este medio el viceministro de Defensa Social y Sustancias Controladas, Felipe Cáceres.

 

De acuerdo con un informe de la Oficinas de las Naciones Unidas Contra la Droga y el Delito (Onudc), presentado en mayo de 2018, en Panamá, la urea y el amoniaco aparecen como precursores para la elaboración de la pasta base y para la cristalización de ésta.

 

Hernando Bernal, quien es parte del proyecto del Sistema Integrado de Monitoreo de Cultivos Ilícitos de la Onudc de Colombia, en contacto con Los Tiempos, señaló que el uso de la urea como sustituto de un precursor para cristalizar la pasta base de cocaína en ese país es muy usual.

 

En lo ilícito, la urea se utiliza para la extracción de lo que en Bolivia se llama pasta cruda o pasta básica de cocaína, pero la urea es una sustancia muy versátil, porque puede ser utilizada para producir amoniaco de manera clandestina, señaló.

 

Es decir –explica- cuando en el mercado está muy difícil conseguir el amoniaco simplemente lo fabrican a partir de la urea. Los narcos compran un bulto de urea lo descomponen después de un proceso químico y forma un gas que es el amoniaco, ese gas lo mezclan en agua y lo convierten en hidróxido de sodio y es el que les sirve para los procesos de extracción, indicó.

 

En Colombia, según el experto, es normal que la urea se use para producir amoniaco, de hecho la mayoría del amoniaco que se utiliza de forma clandestina en los laboratorios proviene de urea o de sulfato de amonio.

 

No les aminora el tiempo sino más bien les sale más económico, les facilita para conseguir la sustancia porque (los narcos) no tienen que desviarla desde la industria ilícita, sino que la producen clandestinamente, pero no es que les disminuya tiempo de pronto les disminuye costos, dijo Bernal.

Venta sin control

 

La urea es conocida como un fertilizante, su venta no es restringida a tal punto que en Cochabamba cualquier persona puede comprarla en el mercado de La Pampa donde se oferta el producto, por ejemplo, la bolsa de 50 kilos que es importada del Perú tiene un precio que oscila entre 160 y 200 bolivianos.

 

La bolsa de urea que se produce en la planta de Bulo Bulo, según el sitio web de Yacimiento Petrolíferos Fiscales Bolivianos-YPFB Corporación, tiene un costo de 161 bolivianos en los puntos de venta por menor en Cochabamba. Una persona puede comprar -con pago en efectivo- hasta 20 sacos de 50 kilos.

 

Incluso los mismos productores de coca en Bolivia utilizan la urea en sus parcelas como lo confirma otro informe de la Onudc sobre el monitoreo de cultivos de 2015. A esto se suma que en el trópico de Cochabamba, zona cocalera, está ubicada la planta de amoniaco y urea que produce urea granulada de 46% de contenido de nitrógeno, producto estándar de consumo en Sudamérica.

Cambio en la ley

 

La urea no está incluida en la lista de sustancias controladas de la Ley 913 (de Lucha Contra el Tráfico Ilícito de Sustancias Controladas), por lo tanto, su producción, transporte y venta no son objeto de vigilancia.

 

(La urea) no está en la lista de sustancias controladas porque aquí en Bolivia es utilizada como abono. Entonces, yo voy a exigir algunos informes de laboratorio para que esta situación se confirme, dijo el viceministro Felipe Cáceres.

 

Agregó que con el antecedente de haber encontrado bolsas de este producto en los laboratorios de cristalización es necesario asumir acciones.

 

Sin embargo, el experto colombiano indica que será muy difícil controlar la urea porque se utiliza mucho en el campo como fertilizante, entonces “en la práctica controlarla es prácticamente imposible porque es una sustancia vital para la producción de alimentos. Al controlar la urea de una u otra forma se está coartando el derecho constitucional de la alimentación”.

 

 

Fuente: Periódico Los Tiempos