San Lorenzo produce el 50% de la leche que consume Tarija

De las 87 comunidades que pertenecen a San Lorenzo, 15 son productoras de leche y aglutinan a unas 600 familias que comercializan este producto. Según el subgobernador de este municipio, René Valdez, logran generar 25.000 litros por día y es el 50 por ciento de lo que consume Tarija.

 

Valdez destacó a Rancho Norte como una de las regiones más importantes en la crianza de ganado lechero, valoró el trabajo de los productores porque requiere de mucho esfuerzo y dedicación porque se debe ordeñar a las vacas todos los días desde la madrugada y luego sacarla al camino para venderla.

 

Sacrificios

Entretanto, el presidente de la Asociación de Lecheros de Rancho Norte “San Marcos”, Oswaldo Yelma Cabezas, sostuvo que el rubro es sacrificado y que el esfuerzo no es compensado por los bajos precios que pagan las plantas industrializadoras, además de los insumos que se necesitan como las semillas para el forraje, alimento balanceado y les queda poco para el sustento.

A su turno, el miembro de la Asociación, Miguel Ángel Pérez, que asegura tener muchos años de experiencia en el rubro, apuntó que los problemas con lo que más frecuentemente tropiezan es la adecuación del forraje, la falta de apoyo técnico y demandó en especial un sostén en cuanto a la inseminación artificial para mejorar las razas de las reses productoras de leche.

 

“Mantener un animal de leche es tedioso, cuesta conservarlo, respecto a la inversión que se realiza, el dinero que se recupera es muy bajo, por ejemplo entregan a Lacteosbol el litro a 3,50 y 3,80 bolivianos cuando en el mercado departamental y nacional está arriba de los cinco bolivianos”, sostuvo.

 

Agregó que la hoja de costos es elevada porque deben velar por la alimentación del ganado, conseguir asesoramiento técnico, gastos con la veterinaria, hacer un seguimiento de la salud del animal que debe tener sus controles mensuales porque son sensibles a adquirir infecciones frecuentes como la mastitis.

 

Por otra parte, también deben velar por el estado anímico del animal, para producir una buena leche debe estar tranquila, sin estrés, se debe manejarlas con psicología, deben recibir un tratamiento especial, caso contrario también les genera una predisposición a contraer enfermedades.

Al respecto, Valdez indicó que la Subgobernación tiene un programa de apoyo al sector lechero con planes de desparasitación, vitaminización e incursionaron en la técnica de la inseminación artificial con profesionales en el área y empezaron el trabajo tanto en la zona baja como en las comunidades de los valles altos el río Pilaya y el distrito Jarkas.

 

“Es primera vez que se hizo la inseminación en Jarkas, esperamos tener buenos resultados, se los primeros terneritos llegarán para el mes de noviembre, la inseminación artificial es algo seguro”, afirmó a tiempo de invitar a los ganaderos interesados en aplicar esta técnica a sus animales pasar por la Subgobernación y recibirán la colaboración de los técnicos.

 

Fuente: Periódico Correo del Sur