En Sucre, pactan precio de entrega del kilo de pollo a Bs 13

Hay compromisos para mejorar la capacidad productiva de avicultores locales en el departamento de Sucre. Desde hoy, el precio del kilo para el consumidor final no debe exceder los Bs 15.

 

Un compromiso firmado por avicultores locales y entidades de regulación devolvió la estabilidad al valor de la carne de pollo en Sucre. Desde hoy, el precio del kilo para el consumidor no debe exceder los Bs 15.

 

Ayer, luego de una reunión de coordinación, se firmó un acta de compromiso que establece en Bs 13 el precio de entrega del kilo de carne de pollo a los comerciantes de Sucre, quienes a su vez venderán la carne a Bs 14 y 15, con y sin menudencia respectivamente.

La rebaja de 1 boliviano al precio de entrega pone en desventaja a empresas nacionales, que continúan entregando el kilo a 14 bolivianos, señaló el director de la Oficina Municipal de Defensa del Consumidor y del Usuario (Odeco), Juan Carlos Barrero.

 

Hasta finales de abril el precio de entrega a los comerciantes era de Bs 11 lo cual significaba que el precio de comercialización no superaba los Bs 13.

 

En la última semana, Odeco recibió 180 denuncias de consumidores por el alza repentina del precio de la carne de pollo, que incluso llegó a Bs 18 el kilo en diferentes centros de abasto, por lo que esta entidad solicitó asesoramiento del Ministerio de Desarrollo Productivo para conocer las causas del incremento.

 

El jefe de la Unidad de Regulación de Mercado Interno de este Ministerio, Carlos Laguna, explicó que el alza se debe a que la sobreproducción de pollo provocó que los precios sean insostenibles para las grandes empresas, pero calificó que el precio acordado en Sucre es equilibrado y se mantendrá en los próximos meses.

La reunión de coordinación contó con la participación de la Federación Departamental de Avicultores de Chuquisaca, la Asociación de Productores de carne de Pollo de Yotala, Intendencia, Coordinación de Mercados, Odeco, el Servicio Nacional de Sanidad Agropecuaria e Inocuidad Alimentaria (Senasag) y la representación del Ministerio de Desarrollo Productivo.

 

Fuente: Correo del Sur