Porcicultores inician etapa crítica por caída de precios

Desde febrero ha empezado la etapa crítica de los porcicultores, esto debido a la caída de precios que se prolonga hasta junio. Hay granjas que han empezado a vender por debajo del costo de producción.

 

Los productores de cerdo en Santa Cruz han expresado su preocupación por que concluida la Semana Santa ha comenzado su etapa crítica del año por la caída de precios.

 

Pablo Izaguirre, gerente general de la Asociación Departamental de Porcicultores (Adepor), indicó que este periodo, donde algunos productores llegan a vender sus animales por debajo del costo de producción, se extenderá hasta junio.

De hecho, la caída de precios se empezó a sentir desde febrero, hay granjas que han vendido el kilo vivo de carne de cerdo por debajo de los Bs 8,20 que es el costo de producción.

 

“Tenemos un punto de vista de referencia cuando hablamos de costos porque tenemos granjas que están mucho más bajo, otras más altas, pero sí hay granjas pequeñas y medianas que ya están por debajo del costo de producción que son Bs 8,20, entonces significa que hay granjas que ya están a pérdida y algunas medianas”, afirmó Pablo Izaguirre.

 

El gerente de Adepor aclaró que, pese a la etapa crítica de casi cinco meses, en los últimos años han experimentado un crecimiento, eso sí, con una clara desaceleración.

 

Como dato se tiene que en 2015 el crecimiento del sector porcícola fue de 32%, en 2017 bajó a 14% y el año pasado descendió a 13%.

En Santa Cruz la producción mensual ronda las 90.000 cabezas de cerdo. El consumo per cápita a nivel nacional es de 6,5 kilogramos (kg) a nivel nacional y en Santa Cruz yroz los 9,8 kg.

 

De acuerdo a un estudio de consumo realizado en febrero, la carne de cerdo sigue siendo un “producto de fiesta”, es decir que la gente solo consume para ocasiones muy especiales.

 

Izaguirre señaló que si bien el sector no se ha declarado en emergencia, sí se puede decir que está entrando a una crisis. Se apunta a trabajar más en campañas de incentivo al consumo.

 

Fuente: El Mundo