Cañeros piden al Gobierno mezclar todas las gasolinas con 8% de etanol

Como una medida para incrementar la demanda de alcohol anhidro -dado que el proyecto etanol no tiene las repercusiones económicas esperadas-, el sector cañero exige al Gobierno nacional acelerar las normativas que permitan viabilizar la propuesta de mezclar la totalidad de la oferta de gasolina especial con un 8 por ciento de aditivo, sin que el precio del combustible aumente para el consumidor final.

 

Ángel Rivas, asesor agrícola de la Unión de Cañeros Unagro, informó que dicha mezcla es la mejor alternativa para los productores, la industria y el Estado, puesto que existe la suficiente oferta de materia prima (caña) al igual que la logística y capacidad de procesamiento en las industrias.

 

Explicó que todas las industrias (Unagro, Guabirá, Aguaí y La Bélgica) culminaron sus trabajos de ampliación y adecuación a fines de 2018, lo cual les permite absorber un mayor volumen a los 150 millones de litros que comprometió comprar Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB).

 

El presidente de la estatal petrolera, Óscar Barriga, a través de un boletín oficial, informó que a partir de la segunda quincena de abril iniciará la recepción de 10 millones de litros mensuales de alcohol anhidro con el fin de alcanzar un volumen de compra de hasta 150 millones de litros por año.

Sin embargo, Rivas señaló que los volúmenes de consumo de alcohol anhidro, a través de la comercialización de la gasolina Súper Etanol 92, no fueron los esperados por el sector cañero que ha quedado con excedentes, por lo que ve necesario que YPFB, la Agencia Nacional de Hidrocarburos (ANH) y la Asociación Nacional de Surtidores (Asosur) “pongan sus buenos oficios” para que se implemente la oferta del biocombustible en más surtidores a nivel nacional.

 

Y es que, según el dirigente cañero, el problema en el arranque del proyecto etanol fue que solamente las estaciones de servicio que contaban con tanques disponibles fueron las que incorporaron la nueva gasolina a su oferta.

 

“Tenemos problemas con el excedente de azúcar y pensamos que el etanol iba a ser la salvación, pero tampoco se ha movido”, dijo Rivas, a tiempo de añadir que este sector busca la manera de formar parte de las reuniones que llevan adelante el Ministerio de Hidrocarburos, YPFB y las industrias en el marco del proyecto etanol.

 

“Queremos analizar lo que estimamos (los excedentes de caña) o qué conviene mejor o también ya no sea prudente crecer, porque mientras más producimos, más nos castigan con los excedentes”, explicó Rivas.

 

Barriga mencionó que en los últimos seis meses, YPFB invirtió 41 millones de dólares para ampliar, modificar y adecuar plantas de almacenaje, sistemas de blending (mezcla), líneas de carguío y de despacho. Aseguró también que la estatal petrolera cumplirá con la compra de los volúmenes comprometidos en el contrato con los ingenios y que dichos volúmenes se incrementarán en los próximos años en función a la tasa de crecimiento del mercado.

Propuesta merece análisis minucioso

 

El experto en hidrocarburos, Bernardo Prado, considera que la propuesta del sector cañero -de mezclar la totalidad de la gasolina especial con un 8 por ciento de alcohol anhidro- amerita un análisis minucioso.

 

En primer lugar, considera que se debe evaluar si la producción de alcohol anhidro involucra un aumento importante de diésel para el funcionamiento de la maquinaria agrícola; diésel que es importado y subvencionado.

 

“También habrá que hacer una estrategia de ver cómo es que convencemos al usuario final de que esta es la mejor alternativa en cuanto al combustible que va a consumir”, agregó.

 

Fuente: Periódico La Prensa