Avicultores dan al Gobierno 72 horas para que solucione la sobreproducción de pollo

Los pequeños y medianos productores avicultores del país, reunidos ayer en Cochabamba, dieron al Gobierno 72 horas de plazo (hasta el miércoles de la próxima semana) para dar solución al problema de la sobreproducción de pollo y el consecuente bajón en el precio de esta carne.

 

“Caso contrario desde el jueves no saldrá carne de las granjas y vamos a dejar desabastecido al mercado”, advirtió el secretario ejecutivo de la Asociación Nacional de Comercializadores de Pollo, Edwin Ilari, a la conclusión del ampliado de ayer.

 

En el encuentro también se declaró en emergencia toda la cadena de producción, que incluyó a productores, peladores de pollo y comercializadores, entre otros.

Ilari agregó que otra de las demandas al Gobierno es la destitución del titular del Servicio Nacional del Servicio Nacional de Sanidad Agropecuaria e Inocuidad Alimentaria (Senasag), por no ofrecer información fidedigna sobre la cantidad de granjas clandestinas ni ejecutar operativos contra éstas, permitiendo así una desleal competencia a las granjas formalmente establecidas.

 

Añadió que en los últimos dos meses aproximadamente el 20 por ciento de las 3.000 granjas que hay en Cochabamba y de las 5.000 del país se han visto en la necesidad de declararse en quiebra, porque trabajan a pérdida.

 

Sobre el tema, el presidente de la Asociación de Pequeños y Medianos Productores Avicultores del Departamento (Aspymad), Héctor Cordero, explicó que en Cochabamba se calcula que existen más de 100 granjas clandestinas que ponen al mercado más de medio millón de pollos por mes (en todo el país se llega a dos millones), ocasionando graves pérdidas a los productores legalmente establecidos.

“Tras una reunión con el Gobierno en 2017, habíamos llegado al acuerdo de vender el kilo de pollo a 9,50 bolivianos en Cochabamba y a 8,50 en Santa Cruz, pero por todas estas circunstancias estamos rematando a 4,50.

 

“La situación no da más, hemos tocado fondo”, dijo Cordero a tiempo de reiterar la medida acordada por los productores.

 

Consultado respecto que el desabastecimiento de pollo en el mercado afectaría también al sector, que dejaría de vender, Cordero respondió que no hay otra alternativa, pues de todos modos están perdiendo.

 

Así, las pérdidas para los productores son de 6 a 7 mil bolivianos por cada 10 mil pollos faenados.

 

Fuente: Periódico Los Tiempos