Easba, en quiebra técnica por pérdidas de Bs 243,5 millones

La situación financiera actual de la azucarera estatal instalada en el norte paceño muestra que sus deudas son mayores a todos los bienes con los que cuenta.

 

La Empresa Azucarera San Buenaventura (Easba) se encuentra en quiebra técnica, al haber registrado pérdidas por un valor de 243,5 millones de bolivianos en ocho de los nueve años que funciona.

 

Además, registra un patrimonio negativo de 275,7 millones de bolivianos a diciembre de 2018, de acuerdo con datos del Sistema Integrado de Gestión y Modernización Administrativa (Sigma), del Ministerio de Economía y Finanzas Públicas, citados en el boletín Mediaciones.

 

Desde la gestión 2012, los estados financieros de Easba muestran un patrimonio neto negativo que para finales de 2018 alcanzó los 275,7 millones de bolivianos, según los datos recopilados por el economista Julio Linares.

“Esto quiere decir que Easba debe más de lo que posee; su activo total (lo que tiene) es inferior a su pasivo exigible (lo que debe y le es exigible). Estos resultados implican que la empresa se encuentra en quiebra técnica, las deudas que presenta son mayores a todos los bienes con los que cuenta, lo que hace a la empresa insolvente, ya que ni vendiendo todo lo que tiene podría pagar lo que debe”, señaló el experto.

 

Los datos de Economía indican que  la firma estatal tuvo déficit en ocho de los nueve años en los que se encuentra en operaciones, de modo que sus pérdidas acumuladas llegan a 243,5 millones de bolivianos hasta el cierre de la anterior gestión.

“Según los  estados financieros que entrega la empresa al Gobierno central cada año,  sólo el primer año de operación (2010), la Empresa no tuvo déficit,  a partir de 2011 hasta 2018 acumuló pérdidas millonarias. La pérdida del último cierre de gestión (el año pasado) llegó a 63,9 millones de bolivianos, llegando a sumar una pérdida acumulada entre 2010 y 2018 de 243,5 millones de bolivianos”, explicó Linares.

 

El experto agregó que al hacer cálculos de los indicadores de los estados financieros, se observa que la empresa presenta ratios de rentabilidad negativa, es decir, no llega a ser rentable.

 

“Esto convierte a Easba en una empresa sin rentabilidad en las condiciones actuales de funcionamiento. El índice de endeudamiento, además, indica una  absoluta dependencia de sus operaciones en el financiamiento externo”, afirmó el analista.

 

Déficit operacional

Linares manifestó que, de acuerdo con los datos del Ministerio de Economía, en nueve años de gestión, los ingresos de operación de Easba fueron de apenas 80 millones de bolivianos (2010-2018), muy por debajo de los gastos de operación, de 311 millones de bolivianos.

 

Estas cifras dan cuenta de que en nueve años existe un déficit operacional que asciende a casi 231 millones de bolivianos.

“Esto quiere decir que todos los ingresos por productos vendidos en este tiempo apenas cubrieron un poco más de la cuarta parte de lo que se gastó para el normal funcionamiento de la empresa (salarios, compra de suministros, alquileres, otros)”.

 

Asimismo, el experto señaló que los ingresos de operación sólo representaron 4,1% de los recursos de la estatal, ya que las operaciones de ésta  se basaron en el préstamo logrado del Banco Central de Bolivia (BCB).

 

De acuerdo con la Rendición Pública de Cuentas Final 2018-Inicial 2019 de la empresa,  hasta el momento Easba recibió 1.832,3 millones de bolivianos para la  construcción y puesta en marcha de la planta azucarera.

 

Para ello obtuvo  tres créditos del ente emisor, de los cuales la empresa pagó 10,6 millones de bolivianos  en 2018 y se espera que hasta finales de éste cancele 44 millones de bolivianos.

 

“Esto nos plantea la siguiente pregunta: ¿Easba erogó recursos de inversión -financiados por el BCB- para gasto corriente? Por otro lado, el gasto en inversión fue de 1.602,6 millones de bolivianos (82% del gasto total), alrededor de 251 millones menos que el préstamo recibido, el cual se supone fue destinado a gasto corriente”, agregó Linares.

 

Página Siete llamó a Easba para consultar su posición sobre los datos presentados. Sin embargo, no obtuvo respuesta de parte de la encargada de comunicación de la estatal.

 

Fuente: Periódico Pagina Siete