Gobierno y especialistas argentinos evaluaron las potencialidades de seis variedades de caña de azúcar

Con el objetivo de potenciar al sector cañero del País, el Ministerio de Desarrollo Rural y Tierras (MDRyT) a través del Instituto Nacional de Innovación Agropecuaria y Forestal (INIAF); este 12 y 13 de marzo, junto a especialistas argentinos evaluaron las potencialidades de seis variedades de caña de azúcar en los municipios de Fernández Alonso y Mineros, de la provincia Obispo Santisteban del departamento de Santa Cruz.

 

Los materiales genéticos fueron introducidos a Bolivia el año 2016 por el Centro Nacional de la Caña de Azúcar (CENACA), institución dependiente del INIAF, en cumplimiento de un convenio interinstitucional, que data del año 2016, con la Estación Experimental Agroindustrial Obispo Colombres (EEAOC) de Tucumán Argentina a través de la Empresa Semillera LEALSEM.

Hans Mercado Rìos, Director del CENACA, informó que en la primera fase de investigación, estas variedades fueron aisladas a una zona de cuarentena para precautelar la sanidad de la caña. Entre el 2017 – 2018 fueron trasladadas al predio del Centro Nacional de la Caña de Azúcar, proporcionando por el Gobierno Municipal de Fernández Alonso, ubicado en la misma jurisdicción y la visita de la comisión de expertos del área de Investigación y Tecnología Agrícola de la EEAOC, llegaron a nuestro país con la finalidad de realizar la evaluación del segundo año del proceso de adaptabilidad de estas seis variedades de caña de azúcar, en cuanto al clima, suelo, plagas y enfermedades características de las zonas cañeras de Bolivia.

n la oportunidad estuvo presente el Presidente de la Comisión de Productores Cañeros de Bolivia, Oscar Alberto Arnez, quien expresó su satisfacción por el trabajo desarrollado por el CENACA al constatar los buenos resultados obtenidos en el proceso de adaptación de estas seis variedades comerciales. “Queremos seguir con ese convenio que existe con ese centro experimental, apoyar de mejor manera al CENACA y de esta manera contar con una mayor cantidad de variedades de caña que sean aptas para cada época de corte, que tengan mayor peso, tamaño y mejor contenido de sacarosa”, acotó.

Por su parte, Sergio Casén, experto en Investigación y Desarrollo de variedades de la Estación Experimental Agroindustrial Obispo Colombres, luego del proceso de evaluación del material genético destacó el buen manejo agronómico de las seis variedades cedidas al CENACA y puntualizó que los resultados del proceso de adaptación son alentadores, pues tanto productores como la industria azucarera de Bolivia en un futuro inmediato se beneficiarán con variedades que pueden ser utilizadas principalmente al inicio de la zafra y que tienen altos niveles de sacarosa y muy buenas condiciones agronómicas.

 

Fuente: INIAF