Cultivo del olivo, la respuesta para las áreas erosionadas

Tarija posee regiones con un ecosistema que permite compartir el cultivo de la vid, el nogal y el olivo. Se busca que este último producto -que no es común en la región- sea una alternativa económica y también una respuesta para repoblar de vegetación las zonas erosionadas.

 

En Tarija uno de los cultivos fundamentales es la vid por el ecosistema que se tiene en departamento, el valle central posee las condiciones para casi todo tipo de cultivos, pero cuando se habla de esta cepa es inevitable pensar en el nogal y el olivo.

El responsable departamental del Instituto Nacional de Innovación Agropecuaria y Forestal (Iniaf ) en Tarija, Luis Acosta, apuntó que el olivo es una planta que se adapta a esas condiciones ambientales, pero que tropieza con un problema, las variedades autóctonas son altamente sensibles a las heladas.Contó que estableció contacto con expertos del Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (Inta) de Argentina, donde producen una gama de variedades y de las cuales buscarán elegir un material resisten-te a las heladas para introducirla en el departamento.

“El olivo es como el churqui, se trata de que nos entreguen todas las áreas erosionadas y hacerlas producir olivo”, subrayó.

Sin embargo, su producción debe estar vinculada al mercado, por lo que paralelamente se debe pensar en su transformación en aceite, que no se elabora en Bolivia. De las 40 variedades con las que trabaja el Inta se elegirán entre cuatro a cinco variedades para adecuarlas a nuestro medio y empezar a restaurar las áreas erosionadas, además de reforzar esos lugares con vegetación autóctona.“Es una alternativa económica para Tarija, arrancaremos el próximo año, en octubre se irá a la Argen-ina para traer material y empezaremos a promocionar este producto en el departamento”, anunció.

Por su parte, el director del Servicio Departamental Agropecuario (Sedag), Edwin Javier Fuentes Altamirano, recordó que se intentó el cultivo del olivo en San Jacinto con más de siete variedades, que se plantaron hace más de 15 años, pero observó que no se habituaron y no hubo el rendimiento esperado.“No produjo la cantidad de fruto que debería dar, llegan a florecer, quizá porque no hayan cuajado, otro factor es el viento que las afecta y lamentablemente no se pudo producir la aceituna en el volumen que se quisiera tener para poder transformarlo y ofrecerlo a la gente”, indicó.

Ya en 2009, la ONG Acqua consideraba a Tarija como un espacio ideal y potencial para el cultivo del olivo, el clima favorece por las características térmicas que requiere este tipo de producto, algunos días con mayor temperatura y otros con menor. “En Tarija el clima es un factor positivo que posibilita y convierte a la región como una potencialidad para el nuevo cultivo”, había asegurado en esa oportunidad su director, Daniel Zamora.

 

Fuente: Periódico El País Tarija