miércoles, julio 24, 2019

Ellos ya no están dispuestos a seguir produciendo a pérdida y bajo el discurso del cuidado de la madre tierra. Piden al gobierno dar una apertura plena a los transgénicos.

 

Los campesinos, pequeños productores de granos, cuyo conglomerado social aglutina al 80% del total de los agricultores del país, hacen un giro de 180 grados. Están hartos de seguir  escuchando la demagogia discursiva del cuidado de la madre tierra y la defensa del medio ambiente. Lo que quieren es producir más y generar ganancias y divisas para el país en base a las semillas transgénicas. En el caso de la producción de soya, piden la introducción plena del evento HB4, cuya semilla es tolerante a la sequía.

 

Su apuesta apunta a que el gobierno, vía el Comité de Bioseguridad, autorice nuevos eventos biotecnológicos para optimizar su ritmo productivo al igual o mejor que los medianos y grandes productores agrícolas, que hace años, en el caso de la soya, están encarrilados en lo  transgénico. 

 

“Es que los pequeños productores no podemos seguir sembrando para perder. Durante los últimos tres años, estamos mal con la soya. Lo que todos buscamos, al igual que los grandes productores, es tener resultados favorables y para ello necesitamos herramientas y nuevas opciones, por eso pedimos que implemente la biotecnología, con semillas tolerantes contra la sequía”, señal Isidoro Barrientos, Presidente de la Cámara de Pequeños Productores del Oriente (Cappo).

 

En la voz de los agricultores. “Para producir con ‘semillas genéticamente mejoradas’, los argumentos bastan y sobran”, dice Corsino Durán, productor de soya, sorgo, maíz y sorgo del municipio de Santa Rosa del Sara, del norte cruceño, al hacer referencia que, definitivamente, la producción con semilla transgénica reduce los costos de producción y el uso de agroquímicos. 

 

“Es que no nos conviene producir con semilla tradicional, porque los costos son muy altos. Nosotros como pequeños productores, no tenemos por qué seguir postergados, cuando los grandes lo hacen. Al igual que ellos, todos queremos crecer y ganar”, enfatiza.

En la misma línea y en respuesta a los defensores ambientalistas, Dionicio Reynales, agricultor de Rincón de Palometas (municipio de Portachuelo) señala que ellos solo hacen demagogia al utilizar la mentira y el miedo como instrumento para evitar que los productores pequeños cambien su matriz productiva.  

 

“Ellos solo hablan en teoría, otra cosa es el terreno, donde solo nosotros sabemos qué  implica producir, cuánto gasto del bolsillo significa hacer. Es que vivimos a diario qué es surcar la tierra, fertilizar, sufrir las inclemencias del tiempo y experimentar pérdidas”, precisó.

 

En tanto, Barrientos desnuda una realidad inocultable:  pese a que en Bolivia está prohibido el uso de semillas genéticamente modificadas (excepto en soya);  en el caso del maíz, el 35% es transgénico. 

 

Además menciona que es una paradoja seguir sosteniendo que se debe producir con semilla tradicional, dado que el ciclo de producción es largo, implica esperar al menos entre 140 a 160 días. Asimismo en ese periodo de tiempo la parcela se hace más vulnerable a las plagas, el brote de malezas y la sequía.

 

“Entonces, los defensores ambientalistas, que gran parte ellos son mis amigos, lo único que hacen es oponerse, pero no ofrecen soluciones para una mejor producción. Como tampoco hay opciones por ese lado, es que tenemos que buscar otras alternativas y esa es la biotecnología que no solo es lo transgénico sino una variedad de opciones”, explicó Barrientos. 

 

Realidad actual. Según la voz de los pequeños productores tanto de soya, maíz, trigo, arroz y caña de azúcar, la producción transgénica en el país solo se ha reducido en los últimos años a la soya y en la semilla tolerante al glifosato. 

 

La producción transgénica hoy alcanza casi al 100% en soya; en el caso del maíz corresponde un 35%, el reto del 65% tampoco es con semilla tradicional sino con híbridos importados y en gran parte introducidos vía contrabando. 

 

En ese contexto, admiten que los rendimientos productivos, con relación a otros países, no fueron significativos hasta el momento, debido a la falta de una mayor investigación y un empoderamiento como país y Estado de las diversas alternativas que ofrece la biotecnología.

 

Teófilo Padilla, producción de la propiedad Monterrey del municipio de San Pedro, describe que la única alternativa para competir y salvar los altos costos que implica producir con semilla “convencional”, es con la biotecnología, por lo que pide un mayor apoyo científico y asesoramiento desde el Estado y las universidades, no solo en la soya, sino en otros como el maíz, algodón, la caña de azúcar y trigo. 

 

“Yo apenas siembro 50 hectáreas, pero es difícil sostener una siembra convencional, debido a que los costos son altos, donde es difícil controlar las malezas y las plagas. Entonces, ahí es donde pedimos al gobierno su apoyo y asesoramiento de las universidades y los institutos de investigación”, apunta. 

 

La Asociación de Productores de Oleaginosas y Trigo (Anapo), en su balance 2018, refiere que la producción de granos de soya, maíz, trigo, girasol y sorgo, considerado por ese sector como  “alimentos estratégicos para garantizar la seguridad y soberanía alimentaria del país”, informó que la producción total de estos granos ha sido de 4.495.000 toneladas que significan un incremento de 4% con relación a la gestión 2017, pero que representan una disminución de 10% respecto a la producción de granos que se obtuvo en el año 2014.

 

En ese ámbito, la producción total de granos en 2018, representó un movimiento económico de al menos $us 1.160 millones que fueron distribuidos en toda la cadena productiva de alimentos, representando un incremento de 13% con relación a 2017.

 

Richard Paz, presidente de Anapo conjuntamente con Bioceres de Argentina, hicieron oficial en los últimos días el pedido ante el Comité Nacional de Bioseguridad, el pedido de aprobación del evento biotecnológico HB4, tolerante a la sequía. “El primer evento resistente al glifosato fue el 2004, desde entonces venimos incrementando producción. Ahora lo que pedimos permitir el pleno acceso a la biotecnología moderna con el uso de semillas genéticamente mejoras, más aún cuando la sequía, este año ya nos viene afectando a 150 mil hectáreas”, finalizó.

Normativas a ser revisadas en favor de la biotecnología

 

Antecedentes. Según los productores pequeños, lo que el Comité de Bioseguridad, conformado por diferentes instancias ministeriales de gobierno, debe destrabar es que dice la Constitución Política del Estado (Arts. 16 y 225), leyes como el Nº 300, Ley Marco de la Madre Tierra y Desarrollo Integral para Vivir Bien (Art.24); la  No 144, Ley de la Revolución Productiva Comunitaria Agropecuaria (Art.15), entre otros.

 

Susceptibles.

 

La simple mención de ‘transgénicos’ es motivo de polémica y de molestia en el sector granelero como es Anapo. “No sé de qué se trata la Ley de Madre Tierra y de paso no sé qué ley es eso.

 

Hablemos de productividad”, señala Richard Paz, presidente de Anapo. Además, menciona que dicha palabra, ha sido distorsionada en el último tiempo.

 

Pese a la crítica oposición de los defensores ambientalistas, Paz manifestó esperanzado que el Comité de Bioseguridad, al final viabilizará la biotecnología como única opción para una producción mayor y competitividad a la vez.

 

Fuente: El Día

Tags: ,

Artículos relacionados

Publicidad Destacada

Notas Publiagro TV

DATOS AGROPECUARIOS

Columna

“AGROINDUSTRIA SIN AMPLIAR FRONTERA AGRÍCOLA”

Wolf Rolón Roth

Ingeniero Agrónomo especializado en Desarrollo Rural

Frase del día

“Evitar el estrés es evitar enfermedades en las aves”

Francisco Perozo – técnico de Boehringer Ingelheim para la región Andina.

 

Imagen del día

Ternerazos Brangus en lotes de la Casona

El clima

ÚLTIMAS PUBLICACIONES

Distancias

Seleccione la opción para ver las distancias